Silencio y oscuridad. Cartagena año tras año se apaga y enmudece para acoger al más severo cortejo de la Cofradía del Prendimiento, procesión donde recogimiento, orden y oración son sus protagonistas. Las calles más céntricas de la ciudad, sólo iluminadas por los tenues reflejos del triste desfile pasional, acogen el sobrecogedor cortejo en el que apagados sonidos y tenebrosas luces evocan cada año el lamento místico de la Pasión. Los californios despiden sus desfiles pasionales con una procesión que contrasta con las anteriores de esta Cofradía. Un solo tambor con sordina marca el ritmo acentuando. La única iluminación es la de los hachotes y los tronos. Es especialmente emotivo ver como al paso de la procesión se van apagando las luces del alumbrado público y de los establecimientos comerciales. Solemne Procesión del Silencio y Cristo de los Mineros Previamente a la salida, los Armados del Prendimiento y la Agrupación de Soldados Romanos, también denominado los judíos, realizan el Acto de desagravio ante el trono e imagen del Ecce Homo. Con la llegada de la noche, y tras ser leído el Reglamento del Silencio en el apagado interior del Templo de Santa María de Gracia, los componentes del cortejo organizan e inician la salida de la Procesión del Silencio y del Santísimo Cristo de los Mineros. El redoble de los tambores enmudecidos por la sordina, el tintinear de cristales sobre tulipas en tronos portados por portapasos de rostro cubierto, el reflejo de las sombras proyectadas sobre los edificios de la ciudad en su recorrido, y la tenue luz de sus velas, caracterizan el más severo desfile pasional de la Semana Santa cartagenera. Antes de poner fin a la procesión, el canto de misereres arropa la recogida de cada uno de sus pasos, y ante María, Esperanza California, las mudas voces de los cofrades californios rompen su voto de silencio con el canto emocionado de una Salve, poniendo así fin a la barroca Pasión California.
TuWeb
Hola
Mis enlaces
chistes buenisimos
animales
fotos shin chan
PIRATAS DEL CARIBE
fotos 2007
adivinanzas
San valentin
Crepúsculo

Semana santa
DOMINGO DE RAMAS Y LUNES SANTO
MARTES Y MIERCOLES SANTO
JUEVES Y VIERMES SANTO
SABADO SANTO Y DOMINGO DE RESURRECIÓN
 
JUEVES Y VIERMES SANTO
Silencio y oscuridad. Cartagena año tras año se apaga y enmudece para acoger al más severo cortejo de la Cofradía del Prendimiento, procesión donde recogimiento, orden y oración son sus protagonistas.

Las calles más céntricas de la ciudad, sólo iluminadas por los tenues reflejos del triste desfile pasional, acogen el sobrecogedor cortejo en el que apagados sonidos y tenebrosas luces evocan cada año el lamento místico de la Pasión.

Los californios despiden sus desfiles pasionales con una procesión que contrasta con las anteriores de esta Cofradía. Un solo tambor con sordina marca el ritmo acentuando. La única iluminación es la de los hachotes y los tronos.

Es especialmente emotivo ver como al paso de la procesión se van apagando las luces del alumbrado público y de los establecimientos comerciales.

Solemne Procesión del Silencio y Cristo de los Mineros

Previamente a la salida, los Armados del Prendimiento y la Agrupación de Soldados Romanos, también denominado los judíos, realizan el Acto de desagravio ante el trono e imagen del Ecce Homo.

Con la llegada de la noche, y tras ser leído el Reglamento del Silencio en el apagado interior del Templo de Santa María de Gracia, los componentes del cortejo organizan e inician la salida de la Procesión del Silencio y del Santísimo Cristo de los Mineros. El redoble de los tambores enmudecidos por la sordina, el tintinear de cristales sobre tulipas en tronos portados por portapasos de rostro cubierto, el reflejo de las sombras proyectadas sobre los edificios de la ciudad en su recorrido, y la tenue luz de sus velas, caracterizan el más severo desfile pasional de la Semana Santa cartagenera.

Antes de poner fin a la procesión, el canto de misereres arropa la recogida de cada uno de sus pasos, y ante María, Esperanza California, las mudas voces de los cofrades californios rompen su voto de silencio con el canto emocionado de una Salve, poniendo así fin a la barroca Pasión California.



Foto

La medianoche marca el inicio de este día marrajo con los pasacalles de los granaderos que continuarán hasta la salida de la procesión del Encuentro en la madrugada.

El tercio de Jesús Nazareno precediendo a su titular comienza su desfile desde la Pescadería dirigiéndose a "El Lago", lugar donde se encontrará la alba con La Dolorosa conocida como "La Pequeñica", siendo este el momento cumbre, el más emotivo de esta procesión.

La noche vuelve a vestirse de morado con la Cofradía de Jesús Nazareno. Desde Santa María de Gracia sale la magna procesión marraja del Santo Entierro.

La magnificencia, la belleza y el orden se ponen de manifiesto en este desfile culminado por los tronos genuinamente cartageneros, llevados por portapasos y pletóricos de luz y flor.

Foto